Los altibajos de la economía

A lo largo de 2019 hemos reportado tendencias predominantemente negativas o hacia la baja para la economía mexicana, especialmente en lo relacionado con la actividad económica. Iniciado el 2020, las cifras más recientes de la actividad productiva aún muestran números adversos y no hay una señal clara de que podamos anticipar pronto un cambio en la dirección de la economía. Aunque los mercados financieros, la inflación y las finanzas públicas (además de otros) han evolucionado positivamente, la parte real de la economía sigue a la baja, siendo éste uno de los mayores retos para el segundo año de esta administración. Podríamos estar viendo cierto cambio hacia el primer trimestre del año, de manera que la actividad económica general medida por el PIB, podría avanzar alrededor de 1% en este año vs 0.0% estimado de 2019.

 Por ejemplo, la producción de vehículos del último trimestre del año pasado retrocedió 14.2% anual, reportando dos años consecutivos con cifras negativas y siendo la tasa más baja desde la crisis de 2009. De esta manera, durante 2019 se produjeron 3.75 millones de unidades (-4.1% vs 2018), su menor nivel desde 2016 (3.47 millones), además de que la propia Asociación Mexicana de la Industria Automotriz señala que las expectativas para este año no lucen favorables (podríamos ver una nueva caída de esta industria). Este ambiente no benigno podría inhibir un tanto la entrada de inversión extranjera hacia esta industria, que se suma a las presiones derivadas de la negociación/firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Estamos ante una industria importante, no sólo por su tamaño, sino porque es la mayor generadora de divisas para el país, además de que genera empleos, tecnología, inversión, etc. A pesar de todo esto, México sigue siendo el octavo productor más importante de vehículos en el mundo, además de ser el cuarto exportador. A pesar de ello, las expectativas de esta industria a mediano plazo son positivas.

Blog Engenium Capital—Balance fiscal

En segundo lugar, la producción industrial de noviembre retrocedió 1.7% anual, sosteniendo 14 meses consecutivos con tasas negativas. Esta vez, la minería creció 0.9% anual, lo que no se veía hace mucho tiempo; la construcción retrocedió 3.2%, mientras que lo más destacado es que el sector manufacturero retrocedió 2.2% anual, observándose caídas notables en industrias como la de maquinaria y equipo (-17.3%), productos textiles (-9.7%), prendas de vestir (-8.7%) y fabricación de productos metálicos (-8.7%). En noviembre se había reportado una caída de 2.7% anual en las exportaciones manufactureras, lo que está afectando a su actividad productiva. Autopartes es parte importante de nuestro portafolio, y forma parte del sector de maquinaria y equipo, cuya producción ahora reporta una gran caída. Aún no vemos una salida de la recesión del sector industrial.

Blog Engenium Capital—Balance fiscal

Tercero, la inversión sigue de malas, con una contracción de 8.7% anual en octubre, una de sus caídas más importantes desde la crisis de 2009. Se aprecian fuertes caídas, tanto en su componente de construcción como en el de maquinaria y equipo. De esta manera, la inversión habría retrocedido cerca de 5% en 2019, ligando cuatro años consecutivos con tasas negativas o muy bajas. Casi de manera recurrente estamos reportando malos números para la inversión, siendo una de las peores noticias de la economía. Y, particularmente a nosotros, en Engen Capital, nos afecta por la naturaleza de nuestras actividades. Aunque en diciembre se anunciaron el acuerdo sobre inversión privada para 2020-2024 y la aprobación/firma del T-MEC (en EU y Canadá están pendientes de aprobación), lo que podría ayudar a revertir esta caída de la inversión. Sin embargo, hacen falta políticas más agresivas para recuperar la confianza de los inversionistas, ya que éstos responden con 86% de la inversión nacional (14% el gobierno).

Blog Engenium Capital—Balance fiscal

Cuarto, una nota muy positiva es que la inflación cerró el 2019 en 2.83%, el mejor cierre en varias décadas. Después del PIB, la inflación es la segunda variable más importante de la economía, por lo que, en la medida que ésta se mantenga bajo control (alrededor de 3% a largo plazo), se convierte en un determinante para mejorar los salarios reales, para reducir las tasas de interés (Banxico seguiría bajando su tasa durante 2020) y para mejorar el mercado interno. En general, es importante para toda la economía. Para este año, esperamos que la inflación se mantenga en buenos niveles, alrededor de 3.5%, en línea con la meta temporal de Banxico.

Blog Engenium Capital—Balance fiscal

John Soldevilla|Chief Economist, Engen Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *