Crédito moderado + cartera vencida = momento de invertir

Luego de que la economía mexicana cayó levemente durante 2019 (-0.1%), el crédito comercial de la banca múltiple moderó su ritmo y avanzó 3.4% real, una tasa aún aceptable, aunque se trató de su ritmo más bajo desde 2006. El crédito comercial ha ligado trece años consecutivos con tasas positivas (2007-2019), promediando 8.8% real promedio anual durante este periodo, un ritmo significativamente superior al apenas 2.0% anual de la economía. Si embargo, trimestre a trimestre (en 2019), el crédito fue cambiando de dirección, pasando de un +7.2% real en el cuarto trimestre de 2018 hasta una tasa negativa (-0.5% anual) en el cuarto de 2019. Esta trayectoria estuvo en línea con el estancamiento del PIB y las sucesivas caídas observadas por la inversión a lo largo del año. Algunas industrias, como la del cuero y la de plástico, reportaron caídas importantes en la captación de crédito, aunque son industrias que pesan poco en el portafolio de la banca y en la economía misma.

Blog Engen Capital—Balance fiscal

Por su parte, la cartera vencida se mantuvo en orden a lo largo del año pasado, pese a la moderación del crédito. La cartera vencida comercial cerró el año en sólo 1.3%, sin representar, en general, una fuente de riesgo para el sistema financiero ni para la economía. En algunas industrias, la cartera vencida se elevó significativamente (textiles, madera, electrónicos) y en otras su ratio se mantuvo elevado (ropa, cuero, plástico), debiendo señalarse, a favor, que estas industrias pesan muy poco en el portafolio, por lo que su incidencia sobre la cartera vencida total ha sido mínima.

Blog Engen Capital—Balance fiscal

Dada la trayectoria del crédito durante el año pasado (de más a menos), es posible que durante la primera parte de este año veamos tasas aún negativas o muy bajas en el crédito, para luego recuperarse durante el segundo semestre, al punto que el avance del año podría ser cercano al 2% real, con expectativas de un mejor desempeño para los siguientes años. Esto en condiciones en que la economía pudiera crecer solamente 1.0%, mientras que la inversión aún reportaría una tasa levemente negativa. La cartera vencida se mantendría por debajo de 1.5%, sin afectar el perfil de riesgo de la mayoría de las industrias.

El crédito comercial representó 14.6% del PIB nacional en 2019; aunque se ha incrementado casi de manera sucesiva desde su mínimo relativo de 2006 (6.7% del PIB), está aún muy lejos de su recuperación total, ya que su máximo histórico se reportó en 1994 (26.3% del PIB). Lo anterior habla del potencial que aún tiene México y su sistema financiero para hacer crecer el crédito. Nuevamente, hace falta que las empresas inviertan para otorgar financiamiento. Ante el ambiente de cierta desconfianza que aún predomina en el país, es necesario que el gobierno implemente un programa de inversiones energéticas agresivo, que incluya de manera decisiva al sector privado, a fin de recobrar la confianza y la posibilidad real de un repunte de la inversión. Si así fuera, el sistema financiero no dudaría en acudir con financiamiento para el crecimiento.

Blog Engen Capital—Balance fiscal

John Soldevilla|Chief Economist, Engen Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *