Banco de México: postura proactiva en apoyo a la economía.

En condiciones en que varias economías importantes del mundo no tienen margen de maniobra para reducir sus tasas, ahora —obligados por la recesión mundial— la mayoría de los países las bajan. En ese sentido, el Banco de México empezó a actuar de forma más decidida en apoyo a la economía al reducir sus tasas de interés e inyectar algo de liquidez.

Banxico se adelantó nuevamente a su calendario de política monetaria, programado para el 14 de mayo, y decidió bajar su tasa de referencia de 6.5 a 6%. El argumento de mayor peso es la fuerte afectación de nuestra economía a consecuencia del Covid-19 y la recesión en Estados Unidos. El Banco de México cree que nuestra economía podría caer más de 5% anual en el primer semestre, lo que significaría una tasa mucho más baja para el segundo trimestre, toda vez que en el primero la caída debe haber sido moderada.

Hace bien el banco central en reducir su tasa como una manera de contribuir de manera activa a moderar los efectos de la recesión internacional. La baja en tasas no resuelve el problema de recesión en el que estamos involucrados, pero en algo debe ayudar induciendo descensos en las tasas de interés del mercado, ya sea para el consumo, hipotecario y del segmento comercial. En este año no veremos presiones inflacionarias debido a que el desplome petrolero inducirá bajas en la inflación general, por lo que el factor que pudiera presionar, con efectos limitados, es el tipo de cambio. En consecuencia, conociendo algunos indicadores sobre el PIB del primer trimestre y otros indicadores para marzo y abril, en la Junta de Gobierno de mayo el Banco de México podría bajar nuevamente su tasa. Por ahora, la inflación ya se ubica en 2.1% anual y es probable que veamos inflaciones bajas durante el resto del año.

Respecto a la inyección de liquidez, el Banco de México aprobó una serie de medidas para promover un desarrollo ordenado de los mercados financieros y apoyar una mayor canalización de financiamiento a las Pymes a contracorriente del ciclo de la economía. Las acciones comprometen recursos por 750 mil millones de pesos que, sumados a lo previamente implementado, significan recursos equivalentes a 3.3% del PIB nacional. Algunas de las 10 medidas de Banxico son:

  • Incremento de la liquidez durante los horarios de operación para facilitar el óptimo funcionamiento de los mercados financieros y los sistemas de pagos.
  • Ampliación de las operaciones de coberturas cambiarias y operaciones de crédito en dólares.
  • Liquidez para la banca de desarrollo por medio de créditos garantizados a un costo de 1.1 veces el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día del Banco de México.
  • Liquidez para las instituciones financieras tenedoras de deuda gubernamental sin necesidad de enajenar sus títulos (hasta 100 mil millones de pesos).
  • Ventanilla de intercambio temporal de garantías hasta por 100 mmp.
  • Facilidad de Reporto de Títulos Corporativos (FRTC).
  • Provisión de recursos a instituciones bancarias (hasta 250 mmp) para canalizar crédito a micro, pequeñas y medianas empresas, así como a personas físicas afectadas por la pandemia. El plazo será entre 18 y 24 meses a una tasa equivalente a la de Banxico.

El Banco de México asume una postura proactiva en favor de la economía; sin embargo hace falta mucho más considerando el tamaño de la recesión que viene. En la última encuesta de Citibanamex, el mercado espera que la economía caiga 6.7% este año, baja que podría ser mayor si la economía de Estados Unidos cae 5.9% como lo prevé el Fondo Monetario Internacional. En estas circunstancias, México requiere un gran programa de rescate, especialmente para las Mipymes, por un monto equivalente a, por lo menos, 10% del PIB, es decir, por poco más de 100 mil millones de dólares. Indirectamente, las empresas grandes también se beneficiarían de este programa. Banxico podría ser más agresivo para que el actual 3.3% del PIB en apoyos comprometidos se convierta en al menos 7% del PIB (más de 70 mmd), especialmente si se canaliza al financiamiento/liquidez para las empresas y familias.

El resto tendría que ser aportación del gobierno federal y de los Estados, para lo cual la Secretaría de Hacienda tendría que permitir un mayor déficit fiscal y un aumento de la deuda pública. Hace falta un programa integral y coordinado con Banxico y el sector privado. Los apoyos gubernamentales están siendo a cuentagotas y algunas instituciones hacen anuncios parciales y sin ningún plan general. Insistimos: no es tiempo de cuidar a rajatabla los equilibrios, ya habrá tiempo para corregirlos; es más, los mercados verían bien una acción de esta naturaleza porque iría encaminada a tratar de salir rápido de la recesión, apuntalando el crédito y la inversión. Las agencias no tendrían que castigar más la calificación soberana del país.

John Soldevilla | Chief Economist, Engen Capital

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.

3 pensamientos sobre “Banco de México: postura proactiva en apoyo a la economía.”

  1. Urge que los apoyos lleguen rápido, pues para las empresas que ya no tienen inventarios que vender y sus operaciones se encuentran detenidas pronto la liquidez se les terminará, la consecuencia va a ser en primer término la incapacidad de pagar salarios, además de otros compromisos. Pero es en los conflictos laborales donde la situación se puede complicar, pues seguramente en la 4T hay algunos personajes que estarán pensando acabar con todos los empresarios que puedan y entregar a los trabajadores los centros de trabajo. Claro que como acostumbran a todo vapor harán las modificaciones legales necesarias para implementar un mecanismo de control y así tener un atajo al socialismo estilo Cuba. Les cayó como anillo al dedo. ¿Será que estoy viendo “MOROS CON TRANCHETE”

    1. Totalmente de acuerdo contigo Carlos, esperemos que esta ayuda llegue pronto y no se cumpla el triste panorama que planteas porque sería muy perjudicial para todos, digo para todos porque si afecta a uno afectará a otros y es una cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *