Liquidez es clave, financiamiento la opción y el arrendamiento de Engen Capital la solución.

Como pocas veces, las empresas requieren hoy tres cosas vitales para sortear la crisis: liquidez, liquidez y liquidez; y la buena noticia, en medio de la profunda recesión que estamos experimentando, es que el crédito comercial creció y la cartera vencida no se está deteriorando; por lo tanto, si en tus planes está obtener recursos financieros, el contexto actual te lo permite y te ofrece las opciones: arrendamiento puro y arrendamiento el financiero. Ambos son los mecanismos idóneos para cubrir las necesidades de liquidez porque conllevan muchas ventajas que otras opciones no brindan: son muy útiles para financiar maquinaria, equipo para la industria de la salud, tecnología, transporte, industria energética y compra de inmuebles, entre otras necesidades.

Los datos en los que nos apoyamos para argumentar lo anterior muestran que el crédito comercial creció 10.8% anual en términos reales, su mejor cifra desde mediados de 2016, y el ritmo de abril de este indicador va en sentido positivo. Estas son cifran que sorprenden porque se hubiera pensado, por simple lógica, que en plena recesión tanto la oferta como la demanda de crédito se hubiera contraído, lo que no está ocurriendo. Excepto en derivados del petróleo y servicios de educación, prácticamente en la totalidad de las industrias se aprecia una mejoría en el ritmo del crédito con tasas extraordinarias en algunos casos.

También es sorprendente que el ritmo del crédito haya mejorado bastante en industrias que durante abril prácticamente se paralizaron por completo, como la de equipo de transporte (automotriz), construcción y química, entre otras. ¿Qué está pasando?, que muchas empresas están haciendo uso de la línea de crédito que tienen autorizada y aprovechan para hacerse de cierta liquidez.

Respecto a la cartera vencida, ante el tamaño de esta recesión, que significa un desplome de las ventas de las industrias, este indicador en el segmento comercial se ha elevado solo marginalmente al pasar de 1.34% en febrero a  1.47% en abril. Es una situación similar a lo que vimos durante la crisis de 2008-2009 cuando la cartera vencida pasó de 0.8% en agosto de 2008 a 1.5% hacia mediados de 2009 (un aumento modesto).

¿Qué explican estas dos buenas noticias? Una hipótesis es que los bancos y —las demás instituciones financieras como las arrendadoras— están trabajando de cerca con sus clientes para apoyarlos bajo distintos esquemas: refinanciamientos, reestructuras e inyección de liquidez, cuando sea el caso, entre otras opciones. Las instituciones financieras están tratando de evitar un alza significativa de la cartera vencida por el costo que representa en términos de reservas preventivas (las carteras vencidas se reservan al 100%).

Otra hipótesis —complementaria es que los recursos que el Banco de México ha puesto a disposición de los bancos para canalizarlos a todo tipo de empresas (alrededor de 750 mil millones de pesos), además de otros programas que significan liberar cierta liquidez para los bancos, como parte de su programa de inyección de liquidez a la economía, efectivamente se estarían utilizando para facilitar la liquidez a las empresas, además de créditos al consumo e hipotecarios. El desempeño del crédito se está dando en condiciones en que las tasas de interés del mercado tienden a la baja, siguiendo la dirección de la tasa de interés del Banco de México.

John Soldevilla | Chief Economist, Engen Capital

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *