En medio de la recesión los mercados moderan su volatilidad

La coyuntura económica es sumamente compleja para México. En un contexto en el que los mercados han moderado su volatilidad, el financiamiento reporta un par de meses con avances importantes, entre los que destacan los correspondientes al arrendamiento puro y al arrendamiento financiero como mecanismos idóneos para las distintas actividades de la economía. En esta coyuntura, y como en todas las crisis, el arrendamiento puede convertirse en una gran alternativa para que las empresas puedan salir más rápido de la recesión.

Mientras el país experimenta una recesión sin precedentes desde la Gran Depresión de 1929, los mercados financieros moderan la volatilidad que los caracterizó durante marzo y abril de este año. Por ejemplo, tras subir a más de 25 MXN/USD hacia la cuarta semana de marzo, el peso mexicano ha ganado algo de terreno y ahora la cotización está arriba pero de los 22 pesos. En lo que va de la presente administración, el peso ha perdido más de 10%, la mayor pérdida en los últimos cuatro sexenios.

Al parecer, la parte más crítica de la recesión habría sido durante abril y mayo y, de nueva cuenta, los mercados financieros locales y mundiales empiezan a recuperarse. A pesar de ello, las dudas prevalecen, toda vez que la cura de la pandemia del Covid-19 aún no está resuelta.

En el mercado de dinero, las tasas de interés tienden a la baja, dado que el Banco de México ha reducido en varias ocasiones su tasa de referencia hacia niveles de 5.50%. Como hemos comentado, el banco central debe ser más agresivo en su política debido a que la recesión es mucho más profunda de lo que la inicialmente se previó. La tasa de política monetaria debiera ubicarse ahora mismo en 4%, con miras a seguir bajando, tal como la están manejando otros bancos centrales del mundo. Solo como referencia, la tasa de la FED de Estados Unidos se mantiene en 0.25%, nivel similar al que tuvo en la crisis de 2009.

Por lo pronto, el Banco de México ha decidido aplicar una política gradualista, reduciendo su tasa en 50 puntos base en cada junta monetaria en los meses recientes, lo que probablemente hará en la correspondiente al jueves 25 de junio.

Aunque la inflación anual de mayo repuntó levemente respecto a abril, ésta no representa un riesgo de descontrol, por lo que Banxico tiene aún margen para bajar su tasa, toda vez que el tipo de cambio ha moderado su volatilidad. Por su parte, la Bolsa Mexicana de Valores se recupera y el riesgo-país se estabiliza alrededor de los 300 puntos base.

John Soldevilla | Chief Economist, Engen Capital

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *