La inversión se desploma al nivel de 1998

La inversión se desploma al nivel de 1998

A nivel de los indicadores relacionados con la actividad económica, la inversión es uno de las más importantes por ser el factor más determinante para el crecimiento de la economía; en México representa el 21% del PIB y su débil evolución ha propiciado que nuestra economía haya crecido moderadamente en las últimas décadas. En la coyuntura actual, la inversión se desplomó 37.1% anual en abril, la caída más importante desde octubre de 1995 cuando México atravesaba una crisis sin precedentes.

La actual baja se da cuando el país enfrenta su mayor recesión en casi un siglo y la inversión ha retrocedido consecutivamente durante los recientes 18 meses. La particularidad de este momento es que en abril se desplomó y, seguramente, cuando se publique la cifra de mayo veremos un nuevo desplome, posiblemente más fuerte que en abril.

La caída de la inversión es crítica, pese a que las tasas de interés han reportado descensos constantes desde agosto del año pasado y el financiamiento está disponible en el país, destacando los esquemas de arrendamiento puro y financiero.

Los dos componentes de la inversión que se desploman ahora son maquinaria y equipo con una caída de 38.0% anual, mientras que en obras de construcción (residencial y no residencial) el dato es de 36.3%. En términos generales, en este año la inversión podría caer 19%, mientras que la economía lo haría en -9%.

El retroceso de la inversión es de tal magnitud que su nivel actual en términos reales, medido a través de su índice (ver segunda gráfica), es hoy equivalente al que se tenía en enero de 1998. Esto significa un revés de más de 22 años que no tiene precedente y representa para el país un reto de grandes dimensiones, ya que a partir de estos niveles críticos debe reiniciar su etapa ascendente.

En una coyuntura de restricciones de liquidez por parte de las empresas (caída en sus ventas), el financiamiento será vital para reiniciar sus actividades e impulsar las inversiones de cara al futuro crecimiento de la economía. Está claro: abril y mayo han sido los meses más críticos para la economía y a partir de junio habría iniciado una recuperación que será lenta, por lo que, lo repetimos nuevamente, hace falta una política de Estado para dinamizar la inversión, de lo contrario el crecimiento económico será muy limitado.

No obstante que la inversión registra un retroceso de más de 22 años, el financiamiento está disponible en el país, destacando los esquemas de arrendamiento puro y financiero

John Soldevilla | Chief Economist, Engen Capital

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *