Presiones inflacionarias en México y Estados Unidos. México sube su tasa de interés y EEUU esperará

presiones inflacionarias

La inflación de México se ubica arriba de 6%, manteniéndose prácticamente estable por casi tres meses. Estamos ante la inflación más elevada desde 2017, cuando se resintió el efecto del gasolinazo. Está claro que estamos enfrentando presiones inflacionarias en México. La inflación reporta hoy cierta resistencia a la baja, está anclada en 6% y podría mantenerse en estos niveles o más arriba si los precios de las materias primas se mantienen al alza. 

Ante estas presiones inflacionarias, el Banco de México respondió con un incremento inesperado de su tasa de interés, ahora a 4.25%. El 24 de junio estaba programada una Junta monetaria de Banxico, pero ninguno de los 29 analistas encuestados por Citibanamex esperaba que Banxico subiera su tasa de referencia. Los que esperaban un aumento en tasas, pensaban que sería hasta septiembre (3 analistas).

El mercado esperaba una baja de la inflación, y no fue así. La respuesta de Banxico hace pensar que, si la inflación se queda anclada arriba del 6% en los siguientes meses, podría decidir por alzas adicionales. Banxico tiene claro que debe anclar la inflación hacia su meta (entre 2 y 4%), para lo cual no dudaría en subir sus tasas, como lo acaba de hacer.

Mientras tanto, EEUU crece rápido con base en su política monetaria y fiscal expansiva y el éxito en la vacunación. La FED espera que el PIB de EEUU crezca 7% en este año, que sería su mejor desempeño desde el 7.2% de 1984. La expansión monetaria y los apoyos fiscales generan un rápido crecimiento de la demanda. Ante ello, la inflación enfrenta presiones y ahora se ubica en 5% anual, su tasa más alta desde 2008.

La FED confía que la inflación es transitoria y cedería hacia 3.4% en este año, una baja significativa con relación al actual nivel. La FED se ve optimista y mantiene su tasa de fondos federales en 0.25%, así como su política de compras de activos por USD 120 mil millones mensuales. Está claro: si esta inflación de demanda no cediera, la FED tendría que adelantarse a tomar decisiones: primero anunciaría la desactivación de las compras de activos y luego iniciaría su ciclo alcista en tasas.

Conoce más en nuestra sección de Estudios Económicos Engen Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *