4 ventajas de las fuentes de financiamiento externas

Una correcta gestión de los recursos, sumado a una buena estrategia de ventas, son indispensables para que las empresas puedan mantenerse operativas. Sin embargo, ¿qué pasa cuando necesitan de financiamiento? ¿De dónde obtener el dinero suficiente para enfrentar nuevas inversiones, sin que ello implique descapitalizar tu negocio? A continuación, todo lo que necesitas conocer.

El año 2020, la actividad empresarial del país experimentó un fuerte golpe: 86.6% de las empresas mexicanas reportó haber sufrido afectaciones por la pandemia, según un estudio de Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Ya con un mercado cada vez más calmo, en gran medida por las campañas de vacunación, las empresas deben dar un impulso a sus operaciones, algo que se traduce en modernizar infraestructura, adquirir maquinaria o expandir las operaciones, entre otras posibilidades.

Para lograr lo anterior, existen diversas fuentes de financiamiento externas que permiten a las organizaciones obtener los recursos que necesitan, generando importantes beneficios.

Principales fuentes de financiamiento externas

Para entender cómo financiar una empresa de manera responsable, vale la pena conocer algunas de las principales alternativas externas disponibles en la actualidad:

  • Empréstito, entendido como un préstamo cuya suma total se divide entre diferentes acreedores.
  • Arrendamiento, también conocido como leasing.
  • Factoraje, o adelantar el pago de las facturas.
  • Créditos y préstamos.

De todas las anteriores, el factoraje es la única que opera en el corto plazo, ya que para el resto de las fuentes de financiamiento expuestas se pactan plazos de pago con condiciones específicas que se estipulan en el contrato, las cuales pueden ser a corto o mediano plazo.

Los beneficios que se desprenden del financiamiento externo

A grandes rasgos, las fuentes de financiamiento externas ofrecen los siguientes beneficios a las empresas:

1. Opciones que se adaptan a tus necesidades

Dependiendo de los requerimientos de tu negocio, puedes acceder a fuentes de financiamiento de corto, mediano o largo plazo. 

De esta manera, si necesitas renovar la maquinaria clave para los procesos productivos, el arrendamiento (puro o financiero) puede ser tu mejor opción. Por otro lado, si necesitas adquirir materia prima para continuar produciendo, el factoraje te permite acceder a dinero de manera rápida a través de las facturas por cobrar.

2. Se pueden obtener bienes de alto costo

Desde vehículos hasta maquinaria especializada: los activos necesarios para prosperar serán más accesibles a través de una fuente de financiamiento externa. 

Se estima que las empresas mexicanas invertirán en bienes de capital hasta un 8% más este 2021, en busca de impulsar nuevamente la economía. Para ello, es indispensable contar con alternativas que permitan obtener los recursos necesarios para determinados fines.

3. Independencia en la dirección de tus operaciones

Finalmente, una de las principales ventajas que se desprenden de las fuentes de financiamiento externas es que no inciden en la dirección de tu negocio. 

Ya sea que se trate de un crédito, factoraje o arrendamiento, el financiamiento no incide en la manera en que manejas los procesos o las operaciones cotidianas, lo que garantiza total libertad en la manera en que quieres manejar tu empresa.

4. Optimización de costos 

Hay algunas modalidades de financiamiento que resultan más convenientes al brindar beneficios tributarios. Un claro ejemplo lo constituyen los créditos, ya que se pueden deducir los intereses de los pagos.

En la misma línea, el arrendamiento puro permite registrar los pagos como gasto operativo, ya que se trata de rentas mensuales. Lo anterior se traduce en una disminución en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), beneficiando a las finanzas de tu negocio.

¿Cómo financiar una empresa? Con Engen Capital, hoy es muy fácil

En Engen Capital sabemos que la flexibilidad al acceder a recursos es clave para un crecimiento responsable y sostenido. Por eso, ofrecemos créditos que se adaptan a las necesidades de tu empresa, para que puedas enfrentar las inversiones que planeas para tu compañía.

Accederás a esquemas de pago fijos o escalonados, consolidando en un solo acreedor la deuda, lo que simplifica tus compromisos y te permite acceder a mejores condicione de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *