Industria alimentaria en México: renovar los equipos es clave

A pesar de los estragos que sufrió la industria alimentaria en México en 2020, el sector se ha ido recuperando lentamente. Y para que las empresas del sector puedan lograr un posicionamiento efectivo deben adaptarse a los requerimientos del mercado.

De acuerdo con la SADER (Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social), la producción de alimentos crecerá un 0.5% este año, dando cuenta del crecimiento que experimenta el sector. Y para que las empresas de la industria puedan mantener su competitividad, es necesario que tengan la capacidad de enfrentar los retos que plantea el escenario local. 

El estado de la industria alimentaria en México

A pesar de que la economía nacional decayó 8.2%, el Producto Interno Bruto (PIB) agroalimentario resistió y decayó solamente 0.4% durante el 2020. 

En la misma línea, mientras la producción manufacturera total del país se situó en 111.4 puntos en mayo del presente -de acuerdo con los índices de volumen físico que calcula el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)- la industria alimentaria logró 117.3 puntos, superando los 113.7 puntos alcanzados en el mismo período del 2020. 

Principales desafíos de las empresas alimentarias

Más allá del complejo escenario que se vive actualmente en el mercado, las compañías ligadas al sector de la alimentación deben enfrentar diversos desafíos:

1. La demanda no parará de crecer

Se calcula que para el 2050 la población global necesitará un 70% más alimentos, dando cuenta de la gran responsabilidad que tienen las empresas del sector de responder a una demanda en constante crecimiento.

En México el escenario es similar. Según Statistaen el país habrá 134,36 millones de habitantes para el 2026, un aumento significativo en comparación con los casi 129 millones actuales.

2. En el 2025 el nuevo etiquetado será rey

En octubre de 2020 entró en vigor la modificación a la Norma Oficial Mexicana NOM-051, que exige nuevos etiquetados en alimentos y bebidas. La norma está en su primera fase: para 2025, aquellas organizaciones del sector alimentario que deseen mantener su lugar deberán haberla adoptado totalmente.

Desde luego, para responder a las nuevas exigencias los equipos de la industria alimentaria deben estar preparados para ello, algo que podría requerir incluso de reemplazos o nuevas adquisiciones.

3. Procesos más amigables con el medioambiente

Aquí, es importante orientar la producción industrial de alimentos desde una perspectiva más sustentable, sobre todo considerando que este sector es responsable de ⅓ de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI).

Atendiendo a lo anterior, los equipos de la industria alimentaria deben adaptarse a las exigencias de rendimiento, productividad y sustentabilidad actuales, algo que se relaciona directamente con el siguiente punto.

4. Integrar tecnología para aumentar la competitividad

Uno de los grandes desafíos de las empresas ligadas al sector alimentario es incorporar la tecnología que les permita responder a las exigencias de sus consumidores y del mercado. De esta manera, podrán adoptar un enfoque más sustentable, optimizar recursos y aumentar en rendimiento de la producción industrial de alimentos.

Ahora bien, ¿de qué forma las empresas pueden integrar tecnología sin descapitalizarse? El arrendamiento, ya sea puro o financiero, es la alternativa más conveniente a la hora de adquirir activos productivos.

En Engen Capital tenemos el arrendamiento puro o financiero que tu empresa necesita para renovar sus equipos. 

Gracias a estas alternativas de financiamiento puedes adquirir activos productivos como maquinaria o vehículos sin descapitalizar tu negocio. Así, podrás integrar la tecnología que necesitas mediante cómodas rentas mensuales y, una vez que acabe el contrato, puedes adquirir los equipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *