El sexenio de AMLO está siendo el mejor para el tipo de cambio desde hace muchas décadas

El sexenio de AMLO está siendo el mejor para el tipo de cambio desde hace muchas décadas

La estabilidad cambiaria: ¿un éxito del actual gobierno?

Salvo momentos de cierta volatilidad, la realidad es que el tipo de cambio se mantiene estable y en parte es un éxito del gobierno. La cotización se ubica por debajo de los MXN/USD 20 durante la primera semana de septiembre. En su Informe, el presidente López Obrador habló del éxito del gobierno en materia cambiaria en lo que lleva su gestión.

Los críticos señalan que esta estabilidad no depende de su gestión, sino que obedece a factores externos. En parte tienen razón, ya que el Peso mexicano es una de las monedas más operadas en los mercados internacionales, por lo menos entre las monedas emergentes.

Sin embargo, claro que lo que se ha hecho internamente sí ha influido para que el Peso se mantenga fortalecido o estable: finanzas públicas con déficit moderado; deuda pública en orden o con aumentos moderados; cuidado con la inflación; sostener las reservas internacionales; evitar la pérdida del grado de inversión del Soberano.

A lo anterior se suma el equilibrio de las cuentas externas; mantener bajas la cartera vencida; elevada capitalización de la banca múltiple; el perfil de vencimiento de la deuda pública; manejar las tasas de interés con prudencia, entre otros indicadores que pueden representar factores de riesgo para la economía.

Balance cambiario sexenal: desde Díaz Ordaz hasta AMLO

El balance cambiario en los primeros 33 meses de este sexenio es que el Peso mexicano se ha apreciado 2.2% acumulado. Se trata del mejor desempeño cambiario para similar periodo desde los años setenta, cuando en México estaba vigente un régimen de tipo de cambio fijo. Está claro: es un éxito del gobierno y Banxico.

En casi un siglo, los dos peores momentos para el mercado cambiario mexicano fueron los primeros 33 meses del gobierno de Miguel de la Madrid, con una devaluación de 379%. Este momento coincide con la gran crisis que enfrentó el país durante todo ese sexenio, cuando se dio la declaratoria de moratoria de la deuda externa y la nacionalización de la banca.

El otro momento crítico fue cuando el presidente Zedillo asumió el poder y se vio obligado, el 20 de diciembre de 1994, a abandonar el régimen cambiario de “bandas”. En esta ocasión, el Peso de devaluó 126%, en condiciones en que se habían acabado las reservas internacionales.

Conoce más en nuestra sección de Estudios Económicos de Engen Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *