Soluciones de financiamiento empresarial para un negocio exitoso

La estabilidad financiera es un factor crítico para cualquier tipo de empresa. Para implementar una estrategia financiera que soporte y también haga prosperar a nuestro negocio, debemos poner énfasis en los métodos de financiamiento empresarial.

La importancia de una estrategia financiera

Durante la crisis económica producto de la contingencia, muchas empresas vieron afectadas sus operaciones y debieron recurrir a algún tipo de financiamiento para mantener o expandir sus operaciones. Al respecto, de acuerdo con la Encuesta Trimestral de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio, en los primeros meses del año, 46% tenía créditos bancarios, incluso en empresas de más de 100 empleados esta cifra se elevaba a 50.9%. 

Así se evidencia que, aunque no es posible estar preparados para toda eventualidad, la planificación de una estrategia financiera es tan importante como la ejecución de la misma. Por ello, hemos enlistado varias buenas prácticas que pueden ser de ayuda para una correcta planificación.

Claves para el éxito de una estrategia financiera

1. Examinar las estrategias exitosas de los líderes

Analizar las soluciones financieras por las que han optado otras empresas en nuestro giro (metodología benchmarking) servirá para dos propósitos: estar actualizados en cuanto a tendencias del sector, y extraer pautas para la estrategia.

2. Diseñar estrategias financieras con un plazo definido

Una vez analicemos los objetivos deseables, dividámoslos según su duración de corto, mediano o largo plazo. Estos no deben ser independientes entre sí, sino un proceso escalonado de la misma visión estratégica.

Para este punto se debe tomar en cuenta el crecimiento proyectado en un determinado periodo de tiempo y la estructura financiera, considerando el estado del capital de trabajo, los flujos de caja e impuestos a pagar, entre otros. 

3. Analizar metódicamente nuestro progreso

Una buena estrategia financiera debe respaldar todas nuestras decisiones en el rubro financiero y, para ello, deberemos sentarnos a discutirla periódicamente. Procuremos trazar un mapa de objetivos progresivo pero flexible, que evalúe frecuentemente los siguientes factores:

  • Liquidez y solvencia.
  • Nivel de endeudamiento.
  • Margen bruto y margen neto.
  • Rentabilidad de las inversiones.
  • Previsiones del flujo de caja.
  • Rendimiento de activos.
  • Opciones de financiamiento.

4. Contemplar el retorno de ganancias de la empresa (ROI)

El ROI es una métrica que cada día es más relevante. No solamente hablará en cifras claras acerca del éxito de una empresa, sino que servirá como base para definir nuevas metas y metodologías a partir de resultados tangibles.

5. Desarrollar un plan de contingencia

Procuremos crear un fondo de reserva para cualquier eventualidad. Es recomendable disponer de entre 3 a 6 meses de caja para los gastos operacionales de una empresa. Sin embargo, siempre es apropiado tener en consideración acciones de emergencia, como disponer de líneas de crédito o la venta de activos.  

6. Elegir fuentes de financiamiento empresarial inteligentes

Las empresas medianas y grandes pueden recurrir a mecanismos de financiamiento flexibles y útiles para prevenir la descapitalización. Una de estas fuentes de financiamiento empresarial es el arrendamiento financiero, el cual permite conseguir financiamiento para maquinaria o equipos para la operación diaria, sin perder liquidez. 

En Engen Capital, entendemos la importancia del financiamiento empresarial, y disponemos de diferentes soluciones financieras, como el arrendamiento puro, que pueden adaptarse a las características de cada empresa, para apoyarlas en su crecimiento y éxito en el largo plazo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *