¿Cómo funciona el sale and lease back?

Si bien se trata de un mecanismo de inversión que ha existido siempre, el sale and lease back ha ganado visibilidad a raíz de la pandemia. Esto se debe a que es una forma de financiamiento alternativa para los negocios que se enfrentan a dificultades económicas, pero que cuentan con activos y propiedades.

Aunque existen otras fuentes de financiamiento en México para empresas, aquí analizaremos los beneficios que este mecanismo nos ofrece en circunstancias específicas, para así entender cuándo nos conviene usarlo. 

¿Qué es sale and lease back?

En español, sale and lease back se traduce como “venta y arrendamiento”. Básicamente, es una operación doble que consiste en vender un activo de nuestro negocio a una entidad financiera. No obstante, al mismo tiempo lo rentamos para continuar utilizándolo.

Esta es una manera de obtener liquidez o capital de trabajo para poder seguir creciendo aún en momentos complicados, y sin tener que recurrir a otras opciones de financiamiento para una empresa como el crédito comercial, que conlleva el pago de intereses.

Desde el ámbito empresarial, esta operación es positiva porque transferimos la obsolescencia y el riesgo residual de ser los propietarios del bien, además de que podemos seguir empleándolo por el tiempo que necesitemos.

¿Cómo funciona el sale and lease back?

En un contrato de este tipo, una organización transfiere un activo a otra (en este caso, una entidad de servicios financieros), y esta se lo arrienda al propietario anterior. No hay un tiempo límite de uso, aunque estos arrendamientos suelen tener plazos superiores a los cinco años.

Ahora, ¿cuáles son las ventajas de este modelo frente a otras alternativas? En síntesis, es beneficioso porque obtenemos liquidez al tiempo que mantenemos el activo operando en nuestro negocio, pero dejando de ser dueños de él. 

Al finalizar el plazo del arrendamiento, tenemos la oportunidad de renegociar el contrato, recomprar el activo o simplemente dejarlo en manos del nuevo comprador. 

Similar a como ocurre con otras opciones de financiamiento para una empresa, aquí podemos vender-arrendar diferentes tipos de activos. Puede ser maquinaria, embarcaciones, equipos tecnológicos, vehículos de transporte, equipos de salud o para generación de energía, por nombrar algunas de las opciones.

¿Qué considerar antes de elegir este modelo? 

Primero, debemos tener en cuenta que este mecanismo puede no ser la mejor opción para todas las organizaciones. El ámbito empresarial es variable y cada empresa necesita soluciones distintas en momentos determinados. Sin embargo, sí es la opción ideal en momentos específicos. 

Por ejemplo, las empresas recurren al sale and lease back cuando necesitan liquidez para enfrentar inversiones o saldar compromisos financieros, pero todavía necesitan el bien en cuestión para seguir operando el negocio. Claro que podríamos conseguir dinero a través de un crédito, salvo que estaríamos incurriendo en una deuda y esto es algo que muchas veces queremos evitar. 

Un crédito debe ser devuelto y aparece en el balance como una deuda. Por el contrario, una operación de lease back nos puede ayudar a mejorar la salud del balance de la empresa: reducimos los pasivos (al evitar más deuda) y aumentamos el activo corriente (reemplazando el bien por efectivo), algo que se aprecia especialmente en el arrendamiento puro.

En Engen Capital contamos con diversas fuentes de financiamiento en México para empresas, incluyendo el mecanismo de sale and lease back para inyectar liquidez a tu negocio y, con ello, percibir los beneficios que acabamos de revisar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.