Conoce lo que tienes que saber del leasing

Si queremos que nuestra empresa siga creciendo, necesitaremos aumentar o modernizar la cantidad de activos que tenemos en funcionamiento, pero no siempre tenemos la capacidad financiera para invertir en nuevos activos. El leasing es un esquema de financiamiento que soluciona este problema, brindando acceso a maquinarias o equipos sin requerir de grandes inversiones iniciales.

¿Qué es el leasing?

El leasing, también conocido como arrendamiento puro, es un mecanismo mediante el cual una empresa accede a determinados activos productivos a cambio del pago de rentas durante un período determinado.

Veámoslo de otra manera para entenderlo mejor. Tenemos un arrendador, el cual se encarga de facilitar el bien, y un arrendatario, quién recibe el activo y debe pagar cierta cantidad de dinero por un tiempo determinado. Al finalizar este período, el cual suele ser de entre 2 y 7 años, podemos elegir entre comprar el activo, devolverlo o renovar el contrato y los activos.

Este es un recurso bastante útil para aquellas empresas que necesitan apalancar sus estrategias de crecimiento sin arriesgar su estabilidad económica. Además, les permite contar siempre con equipos de vanguardia, ya que al finalizar cada período es posible renovar los activos, evitando la temida obsolescencia.

Aunque no existe una ley de arrendamiento como tal, el leasing en México está reglamentado en el Código Civil Federal, que regula las relaciones civiles entre personas, ya sean físicas o morales. Siendo así, es una figura legal y confiable. 

¿Cómo funciona el leasing?

Ahora bien, el arrendamiento puro funciona de manera similar a cuando alquilamos un departamento: una entidad nos facilita un activo, pagamos una mensualidad a cambio y la usamos durante cierto tiempo con la condición de que debemos devolverla en perfecto estado.

No obstante, en el leasing tenemos tres opciones al finalizar el período:

  • Devolver el bien.
  • Extender el plazo de arrendamiento.
  • Comprar el activo pagando su valor del momento, es decir, considerando la depreciación.

A través del arrendamiento puro podemos obtener casi todo lo que necesitamos para hacer crecer nuestro negocio o ponerlo en funcionamiento, independientemente del sector al que nos dediquemos, por ejemplo:

  • Maquinarias de construcción, procesamientos, manufactura, minería, manejo de materiales, etc.
  • Barcos de carga, pesqueros o cisterna, entre otros.
  • Equipos tecnológicos (como computadoras, servidores y móviles) y software.
  • Vehículos de transporte de cargas.
  • Tecnologías del sector salud, como equipos de diagnóstico, laboratorio, ultrasonido u otros.
  • Equipos para generación de energía.

Beneficios del leasing para las empresas

Habiendo aclarado cómo funciona el leasing y qué podemos obtener para nuestro negocio, también es importante estar familiarizados con las ventajas de este mecanismo.

  • Uno de los principales beneficios es que es una oportunidad para obtener activos de forma temporal sin hacer grandes inversiones. Ciertos equipos tecnológicos tienden a volverse obsoletos con rapidez, y si queremos estar a la vanguardia tenemos que reemplazarlos constantemente. Con el leasing simplemente devolvemos los equipos que queremos renovar y arrendamos otros más nuevos.
  • Otro gran beneficio es que mejoramos el capital de trabajo y la liquidez, pues no tenemos que invertir grandes cantidades de dinero de una sola vez para potenciar los procesos productivos.
  • Finalmente, una de las principales ventajas del leasing es que las rentas son 100% deducibles de impuestos, potenciando la rentabilidad del negocio.

Ahora bien, ¿dónde acceder al leasing en México? Desde luego, al analizar la oferta del mercado es recomendable apoyarse en empresas con amplia experiencia, que ofrezcan esquemas de pago flexibles y que, desde luego, ofrezcan confianza dada su trayectoria.

En Engen Capital somos en expertos en soluciones de arrendamiento para empresas. Con más de 25 años de experiencia, ponemos a tu disposición el financiamiento que necesitas para adquirir activos necesarios para las operaciones diarias de tu negocio, junto con estructuras de pago flexibles que te permitirán crecer de manera sostenida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.