Descubre las distintas fuentes de financiamiento empresarial

De 1.8 millones de empresas formalmente constituidas en México, solo una tercera parte recibe financiamiento empresarial por parte del sector bancario y de las instituciones bursátiles. Sin embargo, no es el único camino para obtener recursos.

Es gracias a las fuentes de financiamiento empresarial que podemos evitar el estancamiento, seamos emprendedores sin suficiente capital para iniciar las operaciones o medianas y grandes empresas que queremos seguir creciendo. Entonces, ¿cómo sorteamos los obstáculos para el acceso a capital? 

Existen diferentes tipos de financiamiento para empresas que nos ayudan a superar estas barreras. Conocerlos y entender sus beneficios nos permite expandir el horizonte de nuestro negocio. 

Principales tipos de financiamiento para empresas

Si bien puede haber otros, estos son algunos de los mecanismos de financiamiento más importantes en el mercado local:

Leasing (arrendamiento puro)

Entre las formas de financiamiento de una empresa más destacadas nos encontramos con el leasing. 

Se trata de un mecanismo a través del cual accedemos a determinados activos a través del pago de rentas mensuales por un período de tiempo determinado.

Una vez finalizado el tiempo, podemos devolver el activo a la entidad financiera, extender el plazo de arrendamiento o comprarlo por su valor de mercado en ese momento. 

Una de las principales ventajas del leasing es que las rentas son 100% deducible de impuestos, por lo que obtenemos un ahorro fiscal.

Arrendamiento financiero

Este mecanismo de financiamiento empresarial tiene un funcionamiento muy similar al anterior: recibimos un activo a cambio de una serie de pagos mensuales por un plazo de tiempo determinado y, una vez que este llega a su fin, podemos devolver el bien, extender el plazo o comprarlo por un precio simbólico.

En este caso, los gastos se deducen como depreciación y podemos deducir los intereses como gastos financieros.

Sale and Leaseback

Es un método que consiste en vender un activo a una entidad financiera. Luego, la entidad nos permite utilizar el activo a cambio de una renta mensual. 

Esto lo podemos hacer cuando necesitamos liquidez o capital de trabajo y no queremos recurrir a otras fuentes de financiamiento empresarial, o prescindir por completo de nuestros activos. Y aunque implica venderlos seguiremos usándolos para el cotidiano operativo.

Crédito empresarial

En este caso, recibimos un préstamo para financiar la compra de activos, el pago de deudas o para lo que estimemos conveniente. El monto debe ser devuelto en un plazo definido a través del pago de cuotas, además de los intereses y costos asociados. 

¿Cuál de todas las formas de financiamiento de una empresa es más conveniente?

Elegir entre un tipo de financiamiento y otro depende de nuestras necesidades. Por ejemplo, con el arrendamiento podemos eliminar el riesgo de obsolescencia, pues tenemos la oportunidad de devolver el activo y luego arrendar otro más moderno.

El Sale and Leaseback es una oportunidad para obtener liquidez inmediata mientras seguimos usando un activo que todavía es necesario para nuestro negocio. Y, por su parte, el crédito es útil para comprar un bien o bienes que preferimos adquirir a nuestro nombre, con proyecciones de uso a largo plazo.

En Engen Capital te ofrecemos acceso a diversas fuentes de financiamiento para adquirir activos sin riesgo de descapitalización. Además, te brindamos alternativas como:

  • ProgressPayment, un programa que nos permite asegurar la compra tanto de equipos nacionales como extranjeros con ayuda de expertos. Esto, a través del financiamiento de los anticipos cuando el proveedor fabricante del equipo los requiere.
  • SimplyBuy, una forma de comprar múltiples activos de manera rápida y sencilla, agrupando los pagos en una sola deuda.

Si de financiamiento se trata, en Engen Capital tenemos las opciones que necesitas para potenciar el crecimiento y las operaciones de tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.