¿En qué casos se recomienda el arrendamiento financiero?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más del 85% de las empresas mexicanas manifestó haber sufrido consecuencias negativas por el COVID-19. En este contexto, adquirir o renovar activos puede ser bastante complejo. Sin embargo, el arrendamiento financiero nos ofrece una solución flexible y rentable ante estos escenarios.

En los últimos años, en el mercado financiero han surgido nuevos tipos de financiamiento que permiten a las organizaciones enfrentar sus estrategias de crecimiento de manera responsable, es decir, sin realizar grandes inversiones que pudieran afectar la salud financiera del negocio.

Uno de ellos es el arrendamiento financiero, un mecanismo a través del cual una empresa puede acceder a activos productivos a cambio de cómodas rentas, con un importante beneficio tributario de por medio.

Uso eficiente del arrendamiento financiero

Entre los diversos tipos de financiamiento que existen, el arrendamiento financiero resulta recomendable en los siguientes escenarios de una empresa:

Poca liquidez

En ocasiones, una empresa puede estar atravesando por un período de bajos ingresos. Si necesita renovar o adquirir activos para impulsar la productividad, el arrendamiento financiero representa la mejor oportunidad, ya que permite incorporar diversos equipos sin el riesgo de descapitalización que implicaría la compra inmediata.

Bajo ahorro

Empresas que necesiten incorporar nuevos equipos y maquinaria para aumentar su productividad, pero no cuenten con un gran capital ahorrado para realizar esta inversión, pueden utilizar un contrato de arrendamiento financiero.

Se trata de una solución que les permite acceder rápidamente, y a un bajo costo, a estos activos sin la necesidad de endeudarse en otros mecanismos de financiamiento que conllevan intereses y cobros adicionales.

Necesidad de adquirir activos costosos

Uno de los grandes beneficios del arrendamiento financiero es que facilita a las organizaciones la adquisición de activos costosos a través de un esquema de pago flexible.

Lo anterior se debe a que, una vez que termina el contrato de arrendamiento, la compañía puede comprar los activos a través de un pago simbólico, lo que se traduce en una mayor rentabilidad para el negocio a la hora de incorporar equipos claves para los procesos productivos.

Beneficios de arrendamiento financiero

A través de un contrato de arrendamiento financiero las organizaciones pueden apalancar sus estrategias de crecimiento o renovación de activos sin arriesgar la salud financiera del negocio. 

Lo anterior se debe a los beneficios de arrendamiento financiero:

  • Aumenta la liquidez del negocio, ya que se tiene acceso a nuevos activos a cambio de cuotas de un valor muy razonable.
  • Posibilidad de compra del activo arrendado al finalizar el contrato a un valor simbólico.
  • Esquema de pago flexible, lo que permite una mejor planeación financiera.
  • El arrendatario puede deducir tanto la depreciación como los intereses reales derivados de los pagos.
  • Se elimina el riesgo de descapitalización.

Especialmente en un escenario como el actual, en el que las organizaciones necesitan impulsar sus operaciones para retornar a los niveles de productividad prepandémicos, soluciones como el arrendamiento financiero son claves para que las compañías puedan acceder a activos indispensables para sus operaciones cotidianas.

En Engen Capital llevamos años facilitando a las empresas el acceso a activos productivos de manera flexible y rentable. A través de nuestra solución de arrendamiento financiero, organizaciones de diversos sectores pueden incorporar los equipos y maquinaria que necesitan para optimizar sus flujos de trabajo. 

Todo, sin grandes inversiones que pongan en riesgo la salud financiera del negocio, sentando las bases para un crecimiento responsable y sostenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.