¿Pueden seguir subiendo los precios de los commodities?

Si ante la crisis Rusia-Ucrania los precios de los commodities siguen subiendo, será inevitable sus efectos sobre la inflación mundial y en México. Ante ello, los bancos centrales tendrán que intensificar su postura restrictiva, aumentando sus tasas de interés

En el último mes, muchos commodities aumentaron sus precios, como el petróleo, las gasolinas, el carbón, entre otros. También los metales y los agrícolas. Estos aumentos son atribuibles a la inicial movilización y posterior invasión de Rusia a Ucrania. En el futuro cercano podríamos ver más aumentos en estos precios.

El WTI ya rebasó los 115 dólares por barril (dpb), que sería su nivel más alto desde agosto de 2008. El máximo histórico de este precio fue en junio de 2008 (140 dpb). Desde el 24 de febrero hasta el 4 de marzo, este precio aumentó 23 dólares en menos de diez días, desde 92 hasta 115 dpb. 

Después de Estados Unidos, Rusia es el segundo productor más importante de petróleo en el mundo (10 millones de barriles por día). También es un productor importante de trigo, maíz, aluminio, gas, entre otros. En conjunto con Ucrania producen 20% del maíz mundial y 30% del trigo. Es la razón por la que los precios tienden al alza.

Hay dos escenarios para el futuro de los commodities. Primero, si el conflicto se resuelve en pocas semanas, estos precios podrían elevarse coyunturalmente para luego desinflarse. Si el conflicto se prolonga o se agudiza, los precios del petróleo podrían superar los 180 dpb.

Efectos sobre la economía y la inflación

Los efectos sobre la economía son variados. Primero, la crisis Rusia-Ucrania se refleja en caídas en las bolsas de valores y depreciaciones cambiarias. En general, las bolsas más afectadas fueron las de Europa, ello por la dependencia de ciertos insumos desde Rusia. El Dow Jones cae moderadamente, mientras el dólar se fortalece.

En México, el impacto financiero aún no ha sido significativo. La bolsa de valores llegó a caerse menos de 5%, mientras que el tipo de cambio se depreció menos de 2%.

Si la crisis Rusia-Ucrania se agudiza, los mayores precios de los commodities generarán una mayor inflación interna. Ésta, que hoy está en 7.2% anual, podría elevarse hacia niveles de 9%. Esperamos que la inflación cierre este año alrededor de 5%.

Si la escasez de insumos se profundiza, será inevitable una afectación sobre nuestra actividad productiva, donde industrias como la automotriz prolongarán su caída y se dificultará su salida de la crisis. Las expectativas de crecimiento para este año están ahora en 2.0% (encuesta de Banxico) y seguramente seguirán ajustándose a la baja.

Conoce más en nuestra sección de Estudios Económicos de Engen Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.