3 claves para entender el arrendamiento financiero

En medio de la reactivación económica que experimenta el país, las empresas mexicanas necesitan estar preparadas para lograr el impulso que tanto necesitan. Aquí, el arrendamiento financiero constituye una de las principales opciones de financiamiento dada la flexibilidad y beneficios que otorga.

Pero, ¿qué es arrendamiento financiero? Se trata de mecanismo de financiamiento en el que el arrendador (propietario) concede el uso de determinados activos al arrendatario (empresario), quien a cambio debe pagar una renta en lugar de comprarlos directamente. 

3 características del arrendamiento financiero 

Para entender mejor cómo funciona este instrumento, veamos algunas de las principales características del arrendamiento financiero en México:

1. Se maneja en cuotas

El arrendamiento financiero en México nos ofrece distintas modalidades de pago, el cual puede pactarse en diferentes esquemas:

  • Mensuales o trimestrales.
  • Adelantados (al inicio del período) o vencidos (al final del período).
  • Nivelados (iguales), crecientes (low-high), decrecientes (high-low).
  • Estacionales cíclicos.

Esto supone una gran ventaja para las organizaciones pues, gracias a un contrato de arrendamiento financiero, pueden mejorar su planificación financiera y apalancar su crecimiento en esquemas de pago flexibles y que se adaptan a requerimientos específicos.

2. Permite la opción de compra

Como arrendatarios, podemos comprar el activo una vez finalice el contrato. Esto es de gran valor especialmente para organizaciones que necesitan incorporar equipos de costo muy elevado y que tienen una larga vida útil pues, al término del acuerdo, pueden adquirirlos a un valor simbólico.

De esta manera es posible evitar el riesgo de descapitalización, ya que no necesitamos pagar el valor total del activo de una sola vez, sino que lo hacemos a través de cuotas.

3. Contempla beneficios tributarios

Además de lo anterior, el contrato de arrendamiento financiero permite a las empresas deducir los reales intereses derivados del pago de las rentas, lo que se traduce en una optimización de la carga fiscal, mejorando la rentabilidad del negocio.

De igual forma, la depreciación de los activos se registra en la contabilidad del arrendatario, por lo que también puede deducirse de los impuestos.

Habiendo aclarado qué es arrendamiento financiero, vale la pena señalar que se trata de un mecanismo financiero de gran valor en un mercado como el actual, en el que 85% de las compañías locales fueron afectadas por la pandemia, por lo que requieren de soluciones flexibles para acceder a los recursos que tanto necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.