Arrendamiento financiero: ¿Cómo se beneficiará mi empresa?

El arrendamiento financiero es un método para adquirir maquinaria y activos sin afectar el flujo de caja o el patrimonio de la empresa. Esta flexibilidad le convierte en la solución ideal cuando la inversión en equipos es necesaria, pero inviable o riesgosa desde el punto de vista financiero. 

Para entender mejor cómo impacta en las organizaciones, revisemos algunos de los principales beneficios que se desprenden del arrendamiento financiero:

Ayuda a proteger el capital

Gracias a esta modalidad de financiamiento podemos acceder a activos productivos sin necesidad de desembolsar grandes sumas que pudieran derivar en riesgo de descapitalización, como ocurre en el caso de la compra.

De esta manera, al optar por el arrendamiento financiero podemos disponer de más recursos para destinar a otras actividades comerciales, como la incorporación de personal, las ventas y la publicidad.

Adicional, el arrendamiento financiero preserva el flujo de caja a largo plazo, ya que está estructurado en pagos que se adaptan a nuestro negocio.

Facilita organizar de mejor forma las finanzas

Al hablar de fuentes de financiamiento, el también llamado arrendamiento capitalizable constituye una de las formas más rentable de adquirir activos, porque el valor de las cuotas se establece en un comienzo, lo que deriva en proyecciones más claras, facilitando el crecimiento de la compañía.

Se trata de una de las fuentes de financiamiento que más beneficios ofrece a las organizaciones, permitiendo la incorporación de diversos equipos o maquinarias sin que ello genere un impacto considerable en las finanzas de la empresa.

Permite aprovechar las nuevas tecnologías a un bajo costo

Las empresas necesitan constantemente incorporar nuevas tecnologías, pero un obstáculo frecuente es el elevado costo de las inversiones. 

Al respecto, el arrendamiento financiero puede ser una solución de financiamiento a largo plazo de gran ayuda, porque nos permite adquirir equipos y tecnología con un plan de pagos asequible que no afecta el flujo de caja.

En lugar de comprar activos costosos, podemos acceder a ellos bajo un modelo accesible y confiable que nos permitirá incorporar a nuestras operaciones los equipos necesarios para cumplir con las metas de productividad establecidas.

Reporta beneficios fiscales

Más allá de la optimización de costos, el financiamiento a largo plazo que representa esta alternativa deriva en beneficios fiscales que permiten aumentar la rentabilidad del negocio.

En concreto, gracias al arrendamiento financiero podemos deducir la depreciación, ya que se registra en nuestro estado de resultados. Esto también aplica para los intereses reales (sin inflación).

Engen Capital: expertos en financiamiento

En general, el arrendamiento financiero es sumamente útil para el financiamiento de una empresa de cualquier sector, especialmente a la hora de pensar en activos costosos con una larga vida útil y cuya depreciación sea leve o nula. 

Lo anterior se debe a que, al finalizar el contrato, podemos ejercer la opción de compra a través de un pago simbólico, pues ya habremos costeado parte del valor del activo a través del pago de las rentas.

Ahora bien, al momento de elegir un plan de arrendamiento, es importante alinearlo con los objetivos de la empresa. En Engen Capital, somos líderes en esquemas de arrendamiento a la medida. 

Con Engen Capital, el financiamiento de una empresa se adapta a las necesidades de cada caso, con esquemas de pago flexibles que te permitirán incorporar los activos que requieres para potenciar las operaciones en tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.