5 errores comunes en la gestión de flotas

Los vehículos son activos de carácter crítico para empresas de diversos rubros, siendo indispensables para el traslado del personal, movilizar materias primas o entregar pedidos, entre otras funciones. Para garantizar el cumplimiento de estas operaciones, es indispensable llevar una correcta gestión de flotas.

Ahora bien, para optimizar la gestión de flotas, es necesario conocer algunos de los principales errores que las empresas suelen cometer, para que así puedas evitarlos en tu compañía:

1. Dar poca importancia al seguimiento de los vehículos

Si no podemos determinar la ubicación y el recorrido de cada camión en tiempo real (usualmente, a través de un sistema GPS) es más difícil realizar una correcta administración de flotas, impidiendo también la identificación de posibles mejoras en materia de rutas y tiempos.

Cuando la empresa resta importancia a este tipo de seguimiento, se generan los siguientes inconvenientes: 

  • Es difícil justificar los pagos a conductores por horas trabajadas o distancias recorridas.
  • No se puede monitorear el proceso de trabajo a fin de trazar estrategias para su optimización.
  • Se impide una visión macro de las operaciones, visualizando el estado de cada activo en terreno.

2. Utilizar vehículos inadecuados

Si contamos con camiones pequeños y de baja cilindrada, pero manejamos grandes pesos o cantidades de mercancía, se verá perjudicada la vida útil de nuestra flota de camiones. Por eso, es necesario elegir los modelos que mejor se adapten a las operaciones de nuestra empresa

3. No asegurar la flota de camiones

Todo vehículo de trabajo es vulnerable a robo, daño o pérdida total. Un reciente informe indica que, durante el año 2021, los accidentes de alto impacto duplicaron la cifra del 2020. 

No obstante, cuando la flota de camiones está asegurada, la empresa de seguros corre con una buena parte de los gastos y hasta en su totalidad en algunos casos. Descuidar este aspecto en la administración de flotas podría tener un serio impacto negativo en nuestras finanzas.

4. No llevar informes de gestión de flotas o tenerlos con deficiencias

Cuando no documentamos nuestra gestión, es imposible visualizar logros, evaluar fallas y buscar mejoras. Nos referimos específicamente a informes de siniestralidad, gastos, tipo de conducción y de rutas.

Además, considerando los avances tecnológicos, es relevante saber cómo administrar una flotilla de vehículos de forma automatizada, a fin de simplificar el acceso y gestión de los flujos de trabajo.

5. No renovar la flota

Tener camiones muy antiguos se traduce en mayores gastos por reparaciones y mantenimientos. De igual manera, tendremos que enfrentar el factor depreciación a la hora de pensar en venderlos, lo que podría disminuir considerablemente su valor.

Para evitar lo anterior, lo ideal es incorporar los vehículos a través del arrendamiento puro, un mecanismo de financiamiento en el que incorporamos activos a nuestra empresa por medio del pago de rentas periódicas, con la opción de renovarlos al finalizar el contrato.

Contemplar lo anterior es determinante para saber cómo administrar una flotilla de vehículos correctamente, optimizando los recursos e incrementando la competitividad.

En Engen Capital, contamos con el financiamiento ideal para incorporar vehículos a tu empresa de manera rentable, sin riesgo de descapitalización y con esquemas de pago flexibles, facilitando el crecimiento del negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.