¿Cómo potenciar la estructura de costos de tu empresa?

Según una encuesta realizada por KPMG, la falta de liquidez y capital de trabajo (55%) es una de las principales inquietudes de las organizaciones para alcanzar sus objetivos. Ante esta situación, una buena gestión de la estructura de costos es fundamental para la continuidad operativa.

Lo anterior es clave porque conservar la liquidez sin perder productividad ni afectar las operaciones es un desafío en medio de la crisis, incluso para las empresas que cuentan con estrategias sólidas para reducir costos.

Pero ¿qué es una estructura de costos?

Son todos aquellos procesos que tienen como finalidad administrar los costos de una organización, para así potenciar la toma de decisiones.

Para una correcta gestión, este concepto contempla la totalidad de los costos en que la entidad incurre para efectuar sus actividades productivas. Usualmente, se identifican dos categorías.

1. Costos fijos: son aquellos que se mantienen constantes, es decir, no cambian ante las variaciones de la producción de bienes. Entre estos se encuentran el pago de servicios, suministros, pagos administrativos, entre otros.

2. Costos variables: tienen estrecha relación con los alcances de la producción de una empresa. Mientras más expansiva sea, más grandes serán los costos exigidos. En este grupo están los asociados a la materia prima y mano de obra, por ejemplo.

¿Para qué sirve la estructura de costos de una empresa?

Al organizar correctamente la estructura de costos de una empresa, es posible determinar los lineamientos para mejorar la rentabilidad de las operaciones, aplicando estrategias que eviten los egresos innecesarios, siempre velando por mantener la calidad de los productos o servicios ofrecidos.

De esta manera, es posible:

  • Determinar y ejecutar una estrategia de precios conveniente y que derive en beneficio para la organización.
  • Reconocer las áreas en que los costos pueden ser disminuidos.
  • Poseer una idea certera del estado de la empresa y las proyecciones de crecimiento alcanzables.
  • Contar con una toma de decisiones acertada. 

Recomendaciones para mejorar la estructura de costos 

No todo es malo en tiempos de contracción económica: el contexto actual es una oportunidad para replantear estrategias que facilite reducir costos e implementar innovadoras formas de operación.

La idea es que los recursos empresariales sean administrados de manera óptima, siempre orientados a generar el mayor retorno de la inversión posible. Pero, ¿cómo hacerlo? A continuación, algunos consejos:

  • Implementar el trabajo remoto, con lo cual se evitan gastos fijos asociados a las dependencias físicas.
  • Negociar con proveedores. De esta manera, se pueden establecer acuerdos que tengan como finalidad obtener materia prima a precios más asequibles.
  • Invertir en tecnología que simplifique y centralice procesos por medio de la automatización. Este tipo de software ayuda a obtener resultados más ágiles y minimizan el fallo humano que, con frecuencia, significa incurrir en gastos.
  • Rentabilizar la incorporación de activos. El arrendamiento financiero es una buena alternativa para mejorar la estructura de costos, como flexibilización en las maneras de pago, beneficios fiscales, poco impacto en la liquidez de la empresa, precios más económicos, entre otros.

Tener plena conciencia acerca de qué es una estructura de costos es el pilar básico para tener un balance positivo de resultados.

En Engel Capital ofrecemos mecanismos de financiamiento flexibles, como el arrendamiento financiero, para que las organizaciones puedan incorporar activos de manera rentable, optimizando así su estructura de costos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.